Todos necesitamos un viaje para cambiarlo todo, y en esta ocasión todo empezó en Vigo, tomándonos un «batido» donde lo que menos importaba era su sabor, simplemente era el «batido perfecto». En la radio del local sonaba «Vine del Norte» de Ismael Serrano, y al terminar el último trago nos fuimos a Barcelona donde creamos un montón de «recuerdos» bonitos, ya sabéis, de esos que te hacen sonreír y te llenan de ganas de querer volver, pero fue una visita tan express que ya nos teníamos que marchar. En la radio del coche sonaba «Your Song» de Elton John, y aunque no nos dijimos nada por el camino, éramos felices. Llegamos a Sanlúcar de Barrameda y sólo bajarnos del coche se nos erizó la «piel» desatando los sentidos. Seguir leyendo