Hoy es 14 de febrero, un día en el que llueven los “te quiero” unos expresados a gritos, otros se quedarán encerrados en la jaula del miedo a ser libres, miedo a decir lo que sentimos, lo que nos hace movernos por lugares que jamás pisaríamos… Las locuras por amor, las distancias sumadas en kilómetros que sólo dos corazones pueden restar hasta llegar a cero, a estar juntos, a fundirse en un grito conjunto de sentimientos, sin palabras, sin jaulas, sin miedos.

Hoy es ese día en el que los valientes a decir “te quiero” con suerte lo convertirán en un beso, en pasión, en fuego aunque sea febrero… otros se perderán con el viento, sin respuesta, sin beso, sin abrazo, sin pasión, sin llamas, sólo con la poesía en sus ojos, con el mar en sus mejillas, con silencio, lanzando un último beso con la sonrisa más triste del mundo pero no por ello vacío de sentimiento.