Se marchó sin hacer mucho ruido pero tirando todo a su paso. Dejando un caos a mi alrededor y el silencio en mis labios. Donde aún susurran en la noche un «te quiero», apenas imperceptible pero lleno de sentimiento.

Seguir leyendo