Le buscaba en cada rostro que pasaba por su lado, con la esperanza de volverle a ver. El culpable que detuvo el tiempo y le regaló cada suspiro. Soñaba con rozarle una vez más, con robarle un beso que declarara una guerra de pasión y caricias.

Seguir leyendo