Etiqueta: pareja

Por ti

Quiero que sepas que lucharé cada batalla por ti, porque a pesar de querer demostrarme tu peor versión sé lo que se esconde detrás. Un ángel al que le han partido las alas demasiadas veces.

Seguir leyendo

Espinas y besos

Es difícil confiar en alguien que te regala besos cuando te has pinchado tantas veces con espinas. Son tantos los engaños y las mentiras del pasado que es imposible creer que la persona nueva que nos cuida y nos mima, está vez será de verdad.

Seguir leyendo

La vida, nuestra obra maestra

Pasamos la vida con la idea de querer escribir un libro, sin darnos cuenta de que somos los protagonistas de nuestra propia historia. Con cada momento y con cada decisión marcamos nuestro propio guión. Se podría decir que cuando conocemos a alguien estamos leyendo un libro, al igual que le mostramos el nuestro. Con algunas personas simplemente mostramos lo que queremos, sabiendo que no formarán un papel fundamental en nuestra historia.

Seguir leyendo

Viviendo el sueño

Él prometió ser el guardián de sus sueños, protegerla de sus miedos y cuidarla el resto de su vida. No tenía mucho, pero si un corazón sincero para regalarle. Dejó de estar perdido y sin rumbo. Ella se convirtió en su casa, en su sitio seguro, su refugio de tantas noches sin luna.

Seguir leyendo

Hay historias que…

No pasa nada por pasar página.

Las mejores historias, las historias bonitas necesitan muchos libros, escribiendo hasta por los márgenes, sin un patrón, totalmente impredecibles. Están hechas para disfrutarlas, para vivirlas, para saltarse los puntos y las comas.

Seguir leyendo

A veces te recuerdo

Le buscaba en cada rostro que pasaba por su lado, con la esperanza de volverle a ver. El culpable que detuvo el tiempo y le regaló cada suspiro. Soñaba con rozarle una vez más, con robarle un beso que declarara una guerra de pasión y caricias.

Seguir leyendo

Mi hogar eres tú

Todo empezó con un «hola», pero no era un saludo cualquiera, los dos sabíamos que acababa de pasar algo más. La culpa fue de sus ojos y su forma de mirarme, sin prejuicios, sin expectativas, sin barreras. Una puerta se acababa de abrir y tras ella la sonrisa más bella. Me cogió de la mano y me dijo «Ven, pasa, quédate conmigo y acompáñame en este viaje». No lo dudé y me dejé llevar.

Seguir leyendo