No pasa nada por pasar página.

Las mejores historias, las historias bonitas necesitan muchos libros, escribiendo hasta por los márgenes, sin un patrón, totalmente impredecibles. Están hechas para disfrutarlas, para vivirlas, para saltarse los puntos y las comas.

Seguir leyendo