Es difícil confiar en alguien que te regala besos cuando te has pinchado tantas veces con espinas. Son tantos los engaños y las mentiras del pasado que es imposible creer que la persona nueva que nos cuida y nos mima, está vez será de verdad.

Seguir leyendo