Hay personas que se convierten en un sitio seguro donde refugiarse de las tormentas, donde quieres quedarte a vivir y que nunca se acabe. Hogares perfectos, escondidos de una realidad que a veces se clava y duele, incluso se retuerce cuando el dolor parece que no puede ser mayor. Personas que sin saberlo son todo.

Seguir leyendo