Todo final tiene un comienzo
Alberto Leiva Pallarés



Relatos cortos El diario de Jensen Penúltima estación El cazador de leyendas La historia de Jack Harley del 86 Vida y obra Tienda
Poesias La llama de hielo Cartas de guerra El cerdito Kurtly Bar Camilo Frases de Twitter Contacto Foro
Microrrelatos Relatos ilustrados Colaboraciones



Relatos ilustrados


"Vida en blanco y negro"

   La mañana estaba transcurriendo con demasiada calma en mi bar, qué se podía esperar de un martes de febrero. Sólo tuvimos algo de movimiento a las ocho de la mañana con la gente que entraba a trabajar y algunos señores que estaban de paso. En un rato se marchará Sheryl a comer; me encanta esta chica, si no fuera porque hace todo lo contrario a lo que piensa, sería una gran chica para mí. Tiene días en los que es pura magia y días en los que no querría verla nunca más. Un señor de unos ochenta años apoyado en un bastón, encorvado, de traje clásico a rayas y sombrero, capta mi atención. De su bolsillo de la chaqueta del traje sale la flor de una Orquídea; me encanta esa planta, si tuviera que elegir una favorita sería esa, sin lugar a duda. Salgo a la terraza interior donde se ha sentado, le doy los buenos días y le pregunto qué va a tomar. Me responde un café con leche. Su acento no es de aquí, es como si fuera extranjero, pero no sabría decir de dónde.

     Le sirvo su café y me vuelvo a la barra, donde Sheryl se acerca a darme un abrazo.

      -¿Y a ti qué demonio te ha picado ahora?

      -¿No puedo darte un abrazo porque sí?

      -Poder puedes...

      -¿Qué miras?

      -Fíjate en ese señor, ¿no notas nada en él?

      -Sí, que va muy elegante, quizás vaya a una boda.

      -Seguro que va a ser eso... Y un martes.

      Al rato el señor viene hacia la barra para pagar su café, le digo que es un euro y me da cinco céntimos de propina. Le doy las gracias y se marcha. Al ir hacia la salida se detiene observando el viejo piano que tengo colocado justo a la entrada, en una esquina. Es un piano que compré en una empresa de segunda mano, sé que es antiguo pero no sé de qué año es, sólo lo compré para adornar.

      El señor se gira y me mira.

      -Buen piano.

      -Muchas gracias.

      -¿Puedo tocarlo?

      -Por supuesto, pero no sé si funcionará.

      -Déjeme intentarlo.

      El señor se sentó en la butaca del piano y abrió la tapa del teclado, respiró hondo y colocó sus manos sobre las teclas. Todos los clientes del bar, Sheryl y yo, nos quedamos mirando expectantes por lo que iba a pasar. Lo que pasó fue magia, un regalo para los que allí estábamos. El tiempo se paró, nuestras respiraciones se ralentizaron, sólo podíamos disfrutar de lo que aquel desconocido al que había maltratado el tiempo estaba tocando. Lo mejor vino al final, todos los clientes se levantaron y ovacionaron al señor, con lágrimas en los ojos y completamente emocionados. El hombre se levantó haciendo una reverencia como un gran maestro. Sin dudarlo me acerqué a él y le di las gracias por lo que acababa de suceder.

      -Lo que acaba de hacer es magia, gracias por dejarnos escucharle.

      -No hago magia, joven, sólo hago música.

      -¿Cómo se llama?

      -Música, mi nombre es Música.

      Se rió, se dio la vuelta y se marchó. No supe reaccionar, sólo pude ver cómo se marchaba. Los días, las semanas y los meses siguieron pasando y mi cabeza siempre inquieta, observando la puerta por si el hombre desconocido volvía a aparecer. Pero nunca más volvió.


Licencia de Creative Commons
"Vida en blanco y negro" by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
© Todos los derechos reservados.


*Comentario del escritor:

     Después de un tiempo sin escribir, llegó la chispa, esa que con solo una imagen visualizas una historia. Ahí estaba yo, después de tomar un café toparme con un piano que no sabía ni que estaba ahí. Había que contar esta historia.


Si te ha gustado este contenido, puedes colaborar en mi causa como escritor. 1 céntimo es como un grano de arena que ayuda a construir una duna entera.
¡¡¡¡Gracias a todos/as!!!!