Todo final tiene un comienzo
Alberto Leiva Pallarés



Relatos cortos El diario de Jensen Penúltima estación El cazador de leyendas La historia de Jack Harley del 86 Vida y obra Tienda
Poesias La llama de hielo Cartas de guerra El cerdito Kurtly Bar Camilo Frases de Twitter Contacto Foro
Microrrelatos Relatos ilustrados Colaboraciones



Relatos cortos


"Un sucio almacén"

   Aquí estoy, tirado en un sucio almacén, con una bala en el hombro y una conmoción cerebral producida por un bate de baseball. Mi nombre es Robert Sniton. Entrenado por el servicio secreto en seguridad nacional. Se me ha encargado la misión de localizar y neutralizar a Valeria Torino. En mi primer encuentro... he fracasado.

     Todo iba bien, llegué al almacén, me colé en el interior sin hacer saltar la alarma y sin ser visto por los servicios de seguridad. Valeria estaba en el interior de un despacho. Conseguí llegar hasta ella pero he subestimado su poder. La tenía a punto... ya era mía... estaba a menos de medio metro, dispuesto a cumplir mi misión pero ella se giró a una velocidad de vértigo, golpeándome con la culata de su pistola en la garganta.

     Después de un largo y doloroso interrogatorio, vino un hombre caucásico comunicándole a Valeria algo que le hizo enloquecer. Sacó su pistola y lo fulminó. Se acercó a mí, me puso la pistola en mi hombro izquierdo y disparó sin previo aviso. Me dijo que para un agente secreto solo hay una muerte posible. Disparo y dejar inconsciente para así morir desangrado sin poder escapar de su trágico destino. Después de eso cogió un bate de baseball y me dejó fuera de servicio con un solo golpe.

     Consigo levantarme apoyándome contra la pared. Un charco de sangre desvía mis pensamientos hasta el suelo. Cuando consigo volver a concentrarme en mi propia supervivencia, compruebo con mi borrosa mirada que todos se han marchado. El cuerpo del hombre caucásico sigue ahí tirado, con su disparo en la cabeza. Camino hacia él, entre tambaleos. Cuando consigo llegar no puedo evitar caerme encima del. Quizás tenga un nombre o algo que me pueda dar una pista para seguir a Valeria. En un bolsillo interior de su chaqueta de cuero tiene una cartera. Dentro tiene un documento de identidad y una nota escrita, con un bolígrafo de tinta negra. Su nombre es "Dimitri Korvasshin" y en la nota pone "Plaza roja, Mosku 13 de junio". Ya tengo un destino, eso será dentro de tres días.

     Tengo que salir de aquí sea como sea. Consigo ponerme en pie otra vez y entre tambaleos, consigo llegar a la puerta principal. El sol calienta mi cuerpo herido y casi desangrado. No queda ni rastro de Valeria y sus matones.

     Hay un coche, puede que sea el del hombre ruso. Me acerco hasta él y veo que tiene las llaves puestas. Mi billete de huida. La próxima vez no te me escaparás... Valeria Torino.



     *Ilustración hecha por Elena Arribas para este relato que se publicó en el diario "La Tribuna de Albacete".



     *Publicación en el diario "La Tribuna de Albacete".


Pincha aquí para ver la publicación en "La Tribuna de Albacete".

Pincha aquí para ver el blog de Elena Arribas.




Licencia de Creative Commons
"Un sucio almacén" by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
© Todos los derechos reservados.


*Comentario del escritor:

     Mi primera publicación en un diario, esta vez a cargo de "La tribuna de Albacete". Recuerdo aquel día como si fuera ayer, me llegó un correo diciendome que les gustaba lo que hacía y querían que les hiciera un relato para la edición del domingo. ¿Cómo decir que no? Era lo que estaba buscando y me llegó más rápido de lo esperado. Acepté encantado, además harían una ilustración para acompañarla con el relato. En el diario salió en blanco y negro, estaréis conmigo que con el color que le dio la autora "Elena Arribas" es mucho mejor.

     Respecto al relato decir que es una pequeña intro de algo que en algún momento de mi vida se convertirá en libro, creo que la historia es suficientemente interesante como para componerlo.


Si te ha gustado este contenido, puedes colaborar en mi causa como escritor. 1 céntimo es como un grano de arena que ayuda a construir una duna entera.
¡¡¡¡Gracias a todos/as!!!!