Todo final tiene un comienzo
Alberto Leiva Pallarés



Relatos cortos El diario de Jensen Penúltima estación El cazador de leyendas La historia de Jack Harley del 86 Vida y obra Tienda
Poesias La llama de hielo Cartas de guerra El cerdito Kurtly Bar Camilo Frases de Twitter Contacto Foro
Microrrelatos Relatos ilustrados Colaboraciones



Relatos cortos


"El bar del olvido"

   El último bar de la noche, "el bar del olvido". Después de tomarme unas cuantas copas, me gusta acabar la noche aquí. Me dirijo a la barra y me siento al lado de una chica de aspecto gótico. La chica es morena de pelo liso y bastante largo. Lleva un pantalón de cuero negro, ajustado y una camiseta con escote por delante y por detrás. Dos guantes negros que le llegan hasta los codos y un gran tatuaje en la espalda de una pin-up.

     -Hey, Barry ponme lo de siempre quieres-. Dijo Jack mientras colocaba sus manos en la barra.

     -¡Marchando un Wishkey con Vodka!- Dijo Barry con cierto tono alegre.

     -Vaya, nunca traté con un hombre que bebiera eso... ¿Tiene algún nombre esa mezcla?- Dijo Lucy Vont con una voz curiosa y sensual al mismo tiempo. Dibujando una sonrisa pícara y clavando unos ojos juguetones en la cara de Jack.

     -Sí, se llama un "Mickey Mouse"- Jack se quedó mirando para Lucy Vont, con una sonrisa de medio lado. Igualita que la de Marlon Brando.

     -¿En serio se llama así?- Lucy Vont torció las cejas con cara de no creerse lo que le estaba diciendo Jack..

     -Claro, yo mismo se lo puse- Respondió Jack con una sonrisa.

     -Aquí tienes Jack... no te atragantes...

     -Vaya, así que te llamas Jack...

     -Sí, mi padre era un poco tradicional para esas cosas, ya sabes...

     -Entiendo... yo me llamo Lucy, Lucy Vont. Encantada de conocerte... Jack-. Lucy tendió su mano a Jack y pronunció su nombre con cierta picardía.

     -Nena, como sigas así me vas a poner realmente cachondo- Dijo Jack dándole la mano a Lucy.

     -Veo que te gusta ser directo con la bebida y con las mujeres- Dijo Lucy sonriendo pero sin despegar su mirada juguetona de Jack.

     -Si algo aprendí de la vida es que si no hablas claro, las cosas se van y no van a esperar que repitas una segunda vez lo que quieres decir o hacer. Mi lema es, "Dame tu ritmo que yo te daré mi blues".

     -Tu mirada desvela una vida dura-. Dijo Lucy entrecerrando los ojos.

     -Desde luego no he tenido una vida normal pero aquí estoy una noche más... charlando con una chica preciosa en la barra del último bar- Dijo Jack volviendo a poner esa sonrisa de medio lado en su cara.

     -Hey muñeca, me llamo Tony, ¿por qué no te vienes conmigo y con mis amigos al billar y te alejas de este cromañón?- Dijo Tony mirando a Jack mientras colocaba su brazo derecho sobre la espalda de Lucy.

     -Tony, te estáss ganando unas hostias- Dijo Jack mirando a Tony.

     -Quita tu brazo de mi espalda insecto- Dijo Lucy quitando el brazo de Tony de su espalda.

     -¡Qué te pasa zorra!, ¿prefieres a este cromañón que a mí?- Dijo Tony alzando la voz.

     Suficiente, me bebo mi Mickey Mouse del tirón, de fondo puedo escuchar "Hobo Blues" de John Lee Hooker en la radio. Cierro mi puño y le meto un puñetazo en los dientes a Tony.

     -Dile "Ciao" a tus dientes Tony, han salido volando- Dijo Jack levantandose del taburete.

     -Maldito cabrón, me ha roto todos los dientes. Chicos a por él- Dijo Tony desde el suelo.

     -Duerme gilipollas- Dijo Jack dándole una patada en la cabeza a Tony.

     Tony se quedó echando una cabezadita en el suelo. Joder, que ven mis ojos... son seis valientes. Jajajaja, esto va a ser divertido. El primero viene a por mí con un palo de billar. Me lo rompe en la cabeza. ¿Realmente pensaba hacerme algo?, le doy un cabezazo y le rompo la nariz. Uno menos. El siguiente viene con otro palo... pero por amor de dios, ¿qué hace?, lo está usando para separarme de él. Agarro el palo por el medio y lo empujo hasta darle con él en la cabeza. El palo se rompió y el cayó al suelo. Joder, son patéticos. Alguien me agarra por la espalda, cogiendo mis brazos con los sullos y haciendo algo que parece una llave de arte marcial. Hago fuerza y llevo mis brazos hacia delante. Pude escuchar el sonido de la victoria, un "Crack" doble. Otro que se queda gritando en el suelo. Un tipo con el pelo hacia atrás, camiseta negra y pantalón negro, tumba a dos de los tres que quedan. A uno le rompe una botella en la cabeza y al otro simplemente lo tumba de tres puñetazos. Uno en la cara, otro en el hígado y para terminar un gancho desde abajo. Solo queda uno. Que sin pensarselo al ver que está solo, saca una navaja. Siempre queda el memo para el final. Viene hacia mí como un poseso. Me inclino para que clave la navaja en mi brazo izquierdo. Al clavarla se queda con cara de memo haciendo honor a su nombre. Le doy un puñetazo en el oído derecho para aturdirlo, saco la navaja clavada en mi hombro y se la clavo en los huevos. Odio a los que sacan un arma. Son la mayor escoria del mundo. Incapaces de luchar cuerpo a cuerpo.

     Me acerco al tipo que me ayudó y le doy la mano.

     -Gracias por la ayuda colega, mi nombre es Jack.

     -Nada hombre, esos tipos llevan tocándome los huevos toda la noche. Mi nombre es Pete.

     Pete se largo sin más a su sitio y sin que pudiera percatarme, Lucy apareció detrás mia. Dando una vuelta a mi alrededor, aplaudiéndome lentamente.

     -Bravo, bravo, bravo... Es la primera vez que veo que alguién hace algo tan maravilloso por una mujer- Dijo Lucy acercándose hasta pegar su cara con la de Jack.

     -Deberías acompañarme en mi día a día nena, esto no ha sido más que un pasatiempo- Dijo Jack poniéndo otra vez esa sonrisa estúpida.

     -Lo único que me apetece ahora es devorarte y calmar así mi instinto- Dijo Lucy besando a Jack como si no hubiera un mañana.

     Después de que Lucy me pusiera un pañuelo suyo en la herida del hombro, nos fuimos a un motel cercano al bar. El motel se llamaba "Venture" en la calle Nevox. Cuando entramos pedimos habitación y nos dieron la 314. Lucy no dejaba de besarme y de acariciarme. Era como una serpiente devorando a su presa, enroscándose sobre ella.

     Cuando llegamos a la habitación, Lucy me tiró a la cama y se subió encima mia. Se sentó justo en mi paquete. Comenzó a moverse como una jodida serpiente, zigzagueándo sin parar. En ese momento, en mi cabeza volvió a sonar, "Hobo Blues" de John Lee Hooker. Me estaba poniendo realmente cachondo. Agarró mi camiseta blanca con sus manos y la rasgo de un tirón con sus uñas. Una manera curiosa de desnudarme. Comenzó a pasar su lengua desde mi ombligo hasta mi boca, pasando por los pezones, donde se detuvo un rato. Se volvió a herguir encima mia y sin quitarme su mirada de encima, comenzo a quitarse la camiseta con dos escotes. Lo hizo tan sensual que me provocó una erección increíble. Se levantó encima de la cama y se quitó los pantalones. Debajo llevaba un tanga rojo que me estaba dejando sin aliento. Se lo quitó y seguidamente me quitó los pantalones. Se volvió a poner encima mia introduciendo mi pene en su vagina y volvió a moverse como una jodida mamba negra. Agarrandose a mi cadera como si fuera una prolongación de mi cuerpo. He estado con muchas chicas pero ninguna era como Lucy Vont. Tenía algo especial, algo que iba a hacer que llegara al clímax en nada, jodiendo un momento perfecto. Volvió a hacer lo mismo con su lengua pero esta vez desde mi ombligo hasta mi cuello. Mientras seguía con su movimiento de serpiente. De pronto pude sentir un mordisco en mi cuello.

     -Ahh, nena, me has hecho daño- Dijo Jack dándole una palmada en el culo a Lucy.

     Al rato Lucy se herguió, mientras seguía reptando encima mia. Pude ver sangre en su boca. Esta colgada me había mordido el cuello.

     -¿Qué coño haces nena?, me has hecho sangre en el cuello- Dijo Jack con tono furioso.

     -Te dije que tenía ganas de devorarte. Soy una vampiresa y eres realmente un encato Jack. Hacía muchos años que no veía a un tipo como tú. Eres una golosina para mí- Dijo Lucy.

     -¡Sal de encima bicho!- Dijo Jack furioso.

     -No intentes resistirte, los vampiros segregamos un tipo de sedante en la boca que al morder a alguien se queda totalmente inmóvil, aunque permanezca despierto. Tranquilo no voy a matarte. Quiero que esto lo hagamos más de una vez. Pero también tengo que decirte que no te acordarás de nada cuando te despiertes... otro de los beneficios del sedante-. Dijo Lucy acariciándo el pecho de Jack.

     -¿Me estás diciendo que no voy a poder recordar este polvo?, joder...- Dijo Jack como apenado.

     -Jajaja, lo siento Jack pero no lo vas a recordar. Mañana te despertarás pensando que solo ha sido un sueño, aunque te parezca real, tu cerebro te dirá que solo fue un sueño.

     -No me jodas...

     -Disfruta de esto campeón, porque voy a chorrear ahora mismo- Dijo Lucy con la cara desencajada.

     Joder, Lucy me empapó con su flujo vaginal. Un polvo perfecto y no voy a poder recordarlo... una gran putada.

     A la mañana siguiente, me desperto la luz de la ventana. ¿Dónde coño estoy?, otra vez me he vuelto a pasar con los putos "Mickey Mouse". Al empezar a vestirme, descubro que mi camiseta esta toda rota. Joder, que coño habré hecho ayer... Me pongo mi chaqueta y me largo del mugroso Motel. Puedo recordar un sueño que he tenido con una vampira... Malditos "Mickey Mouse", tengo que dejar de tomarlos.


Licencia de Creative Commons
"El bar del olvido" by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
© Todos los derechos reservados.


*Comentario del escritor:

     Aquí tenemos un inicio que para los que no leyeron nada de la historia de Jack será algo desconocido y un relato más. A los que ya leísteis Jack os llevaréis una grata sorpresa con este relato y espero que os guste tanto como a mí.


Si te ha gustado este contenido, puedes colaborar en mi causa como escritor. 1 céntimo es como un grano de arena que ayuda a construir una duna entera.
¡¡¡¡Gracias a todos/as!!!!