Quiero que sepas que lucharé cada batalla por ti, porque a pesar de querer demostrarme tu peor versión sé lo que se esconde detrás. Un ángel al que le han partido las alas demasiadas veces.

Conseguiré llegar a ti, cueste lo que me cueste, y no me refiero a estar cerca, sino a estar contigo. A curar con besos y caricias todas esas heridas que no te dejan ser feliz. Reiremos cada día y lloraremos cuando tengamos que hacerlo, pero no volverás a sentirte ni un segundo sola. Sé que el camino será duro y querré rendirme alguna vez, pero el amor es tan fuerte que puede con todo, y más cuando un corazón grita en silencio. Por muy encerrado que esté, conseguiré demostrarle que cuando alguien te quiere de verdad, el miedo a que te hagan daño desaparece. Dejando el pasado atrás, como si sólo hubiera sido un mal sueño. No sé cuanto tardaré, pero te aseguro que el viaje merecerá la pena. Mientras tanto aquí estaré, dispuesto a dejarme la piel en cada batalla por ti. Porque tú haces que todo tenga sentido, que la vida no sea una escala de grises, sino a todo color.