Todo final tiene un comienzo
Alberto Leiva Pallarés



Relatos cortos El diario de Jensen Penúltima estación El cazador de leyendas La historia de Jack Harley del 86 Vida y obra Tienda
Poesias La llama de hielo Cartas de guerra El cerdito Kurtly Bar Camilo Frases de Twitter Contacto Foro
Microrrelatos Relatos ilustrados Colaboraciones



La historia de Jack


"Capítulo 1: Corre, rocker corre"

   Otro día aquí metido, en este sótano mugroso con ratas, cucarachas y demás bichos del infierno. No es la clase de trabajo con el que soñé siendo niño, pero que coño, es un trabajo donde se gana mucha pasta.

     Ahí viene Pete, el cabrón anda como un jodido vaquero, pero es buen tio, nunca tuvo ningún problema con nadie, el pobre esta metido en este trabajo porque necesita dar de comer a sus tres hermanos y a su madre, que tiene ... bueno no se como se llama la enfermedad, pero ve al tostador hablando con la nevera, la pobre está jodida de la cabeza. Pete se parece a aquel vampiro de una serie de demonios, o algo así, se llamaba Rundy o algo parecido, no se, ultimamente no soy capaz de recordar muchas cosas.

     Pete: ¡Hey Jack! esta noche tenemos un trabajo.

     Jack: ¿Qué es otro yonki, que no paga?

     Pete: No sé, el Sr. Cilleco solo me dio la dirección del motel y la habitación.

     Jack: ¿Le decimos a Mole que venga?

     Pete: No, el Sr. Cilleco dijo que fuéramos nosotros dos, que solo era un tio que no paga, que sería un momento.

     Jack: Vamos Pete tengo ganas de acción.

     Pete: ¿Llevamos mi coche?

     Jack: Vale.

     Empezamos a caminar y subimos las escaleras.

     Jack: Luego podemos pasar por el bar de Moody, me dijeron que hoy baila Monique.

     A Pete le gusta Monique, cada vez que la mira pone cara de gilipollas y ella le responde poniéndole las tetas en la cara mientras mueve su culo como una puta noria, la verdad, son las tetas más perfectas que vi en mi vida.

     Pete: Vale tengo ganas de ver a Monique.

     Jack: Te veo muy feliz, ¿le vas a decir a Monique si quiere enrollarse contigo?

     Pete: Jaja no, hoy es el cumpleaños de Michael.

     Jack: El pequeño, ¿no?

     Ahora lo entiendo, Pete siente mucho cariño por su familia y en especial por Michael.

     Pete: Sí, le compre un robot que le gusta mucho, llevo ahorrando tres meses para poder comprárselo, creo que le va a encantar.

     Jack: Eres un buen tío Pete, un buen tío.

     Joder si yo hubiera tenido un hermano como Pete no estaría metido en está mierda, pero yo lo único que tuve fue un hijo de puta maltratador como padrastro, se cargo a mi madre cuando tenía seis años. La dejó inconsciente de una paliza, la roció con aceite y la quemó viva. El juez lo condenó a veinte años de cárcel pero el cabrón era listo y consiguió que lo metieran en un psiquiátrico durante cinco años. A mi me metieron en un orfanato hasta los dieciocho. Cuando salí de allí le busqué, tardé dos años en dar con el, el hijo de perra ya tenía otra familia, le esperé a la salida del trabajo cerca de su coche, cuando iba a abrir la puerta le di un puñetazo en la nuca que lo dejó inconsciente, me lo llevé a una fábrica abandonada donde lo até a una silla. Cuando se despertó y me vio estaba acojonado, se acordaba de mí, sabía que se iba a morir en esa fábrica. El cabrón rogaba que no le hiciera nada, pero cuanto más le oía rogar mas ganas tenía de liquidarlo. Le clavé un cuchillo en la arteria femoral, esperé a que chorrease un poco. Cuando estaba muy pálido tome un último trago de una botella de whiskey y se la eché por encima. Me encendí un puro y cuando lo estaba acabando se lo tiré encima. Dos semanas después me pilló la pasma. El juez que me tocó fue el mismo cabrón del juicio de mi padrastro, me condeno a veinte años de carcel con derecho a la condicional en diez años, con una fianza de dos millones de euros. Cuando me llevaban a la cárcel el Sr. Cilleco pagó mi fianza y me dio trabajo como matón.

     Jack: ¡Joder! Estas escaleras son interminables.

     Pete: ¿Sabes Jack?

     Pete se quedó callado, haciendo uno de esos silencios estúpidos, como esperando a que yo le respondiera otra frase corta y estúpida, podría quedarme callado y esperar a que dijera algo pero no podía hacerle eso, Pete es la única persona que conocí a la que le puedo dar la espalda sin que me clave un puñal o me dispare, es un buen tipo.

     Jack: Dime Pete.

     Pete: Voy a invitar a Monique a cenar mañana en el “restaurante Lemon”.

     Jack: Bien hecho Pete, eso es tener cojones.

     Monique es la mujer que todo hombre desearía, pero ellos dos parecen estar hechos el uno para el otro. Llegamos al vestíbulo, Pete abre la puerta y deja que yo salga primero, cojo el paquete de cigarros del bolsillo de mi chaqueta y quito el último que me queda, cojo el mechero del del pantalón.

     Jack: Mierda, se acabo el mechero.

     Pete: Puedes usar el del coche ¿si quieres?

     Jack: ¿Dónde aparcaste?

     Pete: En la calle Lenox.

     Jack: Eso está a tres calles de aquí, mejor voy a pedírselo a Mole.

     Pete: Mole no está, me dijo el Sr. Cilleco que lo mandó ha hacer un trabajillo a jackshon ville.

     Jack: Pues nada, ya uso el del coche.

     Que raro Cilleco no suele enviar a Mole ha hacer trabajos para eso estamos nosotros. Mole suele quedarse en el piso y acompañar a Cilleco al club Media noche.

     Cerramos la puerta y caminamos hacia el coche.

     Pete: Jack ¿cómo puedes ser un matón y no llevar pistola, ni siquiera llevas un cuchillo?

     Jack: Las armas no van conmigo Pete prefiero aplastar la cabeza de alguien con mis manos antes de que lo haga una pistola.

     Pete: Joder Jack eres la ostia, yo sin mi Magnum no soy nadie.

     Jack: Ya estamos a dos calles Pete.

     Pete: Mierda los Sultanes.

     Jack: Ja ja perfecto, les voy a ostiar hasta que me harte.

     Digo esto soltando una sonrrisilla. Los sultanes son unos pandilleros de poca monta, trabajan para Meller un capo italiano que se dedica ha meter toda la droga en la ciudad.

     Pete: Jack como te puedes reir en un momento así.

     Jack: No lo ves Pete, estos no saben mantener la boca cerrada.

     Pete: Joder Jack borra esa sonrrisa de tú cara, ¿no pretenderas enfrentarte a ellos son quince o veinte?

     Jack: Pete lo haremos así, sí no abren la boca no les haré nada.

     Pete: ¡Joder Jack! Sabes que no se van a quedar callados.

     Lo sé Pete pero no hay vuelta a atrás, yo nunca abandono, siempre estoy hasta el final, quizás por eso me sale todo mal, mi orgullo me impide echarme a atrás. Seguimos caminando por la calle y cada vez nos acercamos más a los Sultanes de Meller, estos cabrones siempre llevan navajas, dios como las odio hacen que me cebe mas con ellos.

     Pete: Jack el coche está una calle más adelante.

     Jack: Vaya uno de esos cabrones nos acaba de ver.

     Sulatán1: ¡Eh!, mirad chicos la parejita de mamones sale a joderse, me pregunto quien será el que recibe, seguro que es el grandullón, le gusta todo lo duro.

     ¡Dios! empiezo a correr, el gilipollas se acojona según me voy acercando le cojo la cabeza con mi mano derecha y la estampo contra el muro, su cabeza reventó como un melón podrido, empiezo a tumbar a los otros con un solo puñetazo a cada uno, dios llevo seis, siete ,ocho, coño algunos empiezan a escapar.

     Jack: Venir cabrones tengo para todos.

     Miro a Pete, está asombrado, en el suelo hay diez tirados algunos incoscientes y otros muertos.

     Pete: Joder Jack eres un animal los tumbaste en menos de un minuto.

     Jack: Estos cabrones se lo merecían Pete.

     El hijo puta de Meller tiene redes de prostitución de todas clases, los sultanes son los que le buscan victimas. Cuando llegamos al coche, cogí el cigarro y lo encendi con el encendedor del coche, me apetecen un par de birras, el momento lo merece.

     Jack: Pete, vamos al bar de Moody necesito una birra.

     Pete: Yo tambien la necesito, la noche promete ser larga.

     Aparcamos en la calle Benton y caminamos hacia el bar de Moody. La calle Benton no es una de las más concurridas. Es oscura y fría.

     Pete: Hola Doc.

     Doc: Hola.

     Jack: Hola Doc te perdiste la fiesta que montamos con los Sultanes.

     Doc es el portero del bar de Moody, el cabrón es incluso mucho más animal que yo, se le llama Doc porque un dia uno de los Sultanes intento pegar a una de las bailarinas porque no dejaba que le tocara las tetas, lo sacó fuera le abrió el estómago con un cuchillo y le quitó las tripas para afuera, se las colgó del cuello, entró en el bar y advirtió que si algún cabrón volvía a intentar lo mismo le arrancaría el corazón y se lo daría de comer a sus perros, el cabrón tiene carácter.

     Cuando entramos nos dirigimos a la barra.

     Moody: Hola chicos que vais a tomar.

     Pete: A mi ponme una cerveza.

     Moody: Tú que Jack un Whiskey con tequila.

     Jack: No, ponme una birra, hoy tenemos trabajo.

     Pete: Hey, Moody ¿hoy no viene Monique?

     Moody: Si que viene solo que hoy se está retrasando, está chica nunca es puntual.

     Pete: Bueno luego me pasaré otra vez por aquí.

     Jack: Luego vendré yo también Pete.

     Pete: ¿Sabes que me dijo el Sr. Cilleco, Jack?

     Jack: Dime Pete.

     Pete: Me dijo que me iba ha hacer un regalo muy pronto.

     Jack: Te regalará dinero al cabrón le sobra la pasta.

     Cuando nos acabamos las cervezas nos vamos y nos disponemos a ir a nuestro objetivo.

     Jack: ¿A que calle tenemos que ir Pete?

     Pete: Al motel Venture, en la calle Nevox, habitación 314.

     Jack: Eso queda cerca de aquí, a unas cinco calles.

     Pete: Estoy harto de esto Jack.

     Jack: A que te refieres Pete.

     Pete: De este trabajo, estoy harto de torturar, matar y mutilar.

     Jack: ¡Oh!, No te irás a poner sentimental ahora, ¿no Pete?

     Pete: Mañana no voy a ir al sótano.

     Jack: No estarás hablando en serio.

     Pete: Si, aun soy incapaz de quitarme de la cabeza lo que le hice a aquel chico. ¡Solo era un crio Jack!

     Jack: Joder, Pete era el o tú no habia más salidas.

     Pete: Desde aquello, apenas duermo y cuando lo hago sueño con el, en la noche que acabe con su vida.

     Jack: Tienes que relajarte Pete y olvidarte de aquel chico.

     Pete: Le corte la cabeza Jack.

     Jack: Cilleco no va a dejar que te marches.

     Pete: Mañana ya no estaré en la ciudad.

     Jack: ¿Y tu madre?, ¿y tus hermanos?

     Pete: Les dejo todo lo que tengo ahorrado.

     Jack: ¿Los vas a abandonar?

     Pete: No hay otra manera, a ellos Cilleco no les hará nada.

     Jack: Cilleco te va a buscar.

     Pete: Estaré cambiando de ciudad.

     Jack: Es la respuesta más cobarde Pete.

     Pete no dijo nada más hasta que llegamos. ¡Joder!, Pete se va. Quizás sea el mejor tipo que haya conocido, el único al que le importa todo lo que hace, capaz de tomar decisiones acertadas en los momentos mas duros. Sin duda le echare de menos.

     Jack: El motel Venture, uno de los edificios más altos y antiguos de la ciudad en la calle más concurrida por las mañanas y mas solitaria por las noches.

     Pete: Aquí está, habitacion 314.

     Jack: Pete no llames demasiado fuerte no queremos que el cabrón se escape por la salida de incendios.

     Pete: La puerta está abierta.

     La puerta de la habitación de un moroso abierta no puede ser, aquí está pasando algo. ¡Dios! No, no puede ser, ¿qué hace aquí?, es Monique, está atada a una silla en el medio de la habitación. Tiene un golpe en la frente y sangra por la nariz.

     Pete: ¡Monique! - gritó corriendo hacia ella.

     Jack: ¡Pete no!

     No tan rápido traidor.

     No puede ser, esa voz, es Cilleco, que coño esta haciendo aquí. El cabrón está apuntando a Pete con una pistola en la cabeza.

     Jack: Que coño estas haciendo Cilleco.

     Cilleco: Pregúntale al poli lo que está pasando.

     Pete: ¡Suéltala!

     Cilleco: Jajaja, no vais a salir de aqui, Mole cierra la puerta.

     Jack: De que estas hablando Cilleco.

     Cilleco: Nuestro inocente y bueno de Pete es un poli, y ya sabes lo que pienso de ellos.

     Jack: Pete dime que no es cierto.

     Pete: Deja que Monique se vaya, ¡ya me tienes!, ¡deja que se vaya!

     Cilleco: Vas a ver como la torturo hasta que me digas todo lo que sabes poli.

     Jack: ¡Pete No!

     Pete se avalanzó sobre cilleco es mi oportunidad de neutralizar a Mole.

     Jack: Aaaahhhhh.

     Me desvanezco en el suelo, el cabrón me dio con la culata de la pistola en la cabeza.

     Mole: Despierta grandullón, y mira el espectáculo.

     Ah que dolor de cabeza, joder tengo una herida en la cabeza estoy sangrando como un cerdo. Estamos atados a unas sillas, yo estoy al lado de Monique, Pete esta enfrente Cilleco le está apuntando a la cabeza.

     Jack: No lo hagas Cilleco.

     Pete: Lo siento Jack.

     Jack: No te preocupes Pete, vamos a salir de esta.

     Cilleco: De eso nada.

     La pared se cubrió de sangre en un parpadeo, Cilleco le acaba de volar la cabeza a Pete, Monique está gritando y llorando pobrecilla tengo que sacarla de aquí aunque sea lo último que haga. Mole está de espaldas a mi izquierda, Cilleco esta mirando a la pared disfrutando de lo que acaba de hacer, es mi oportunidad. Me levanto y voy corriendo hacia Mole. Vaya ostia, se cayó al suelo, le quito la pistola y disparo en la pierna a Cilleco quiero que sufra.

     Cilleco: Jack, Jack, Jack yo te di una familia y es así como me lo agradeces.

     Jack: Mataste a Pete y ahora vas a morir tú.

     Cilleco: Jajaja ahora mismo están subiendo por las escaleras cinco de mis chicos.

     Jack: Nos veremos Cilleco en el momento que menos te lo esperes acabaré contigo.

     Maldición más hombres de Cilleco van a tirar la puerta abajo, tengo que sacar a Monique de aquí. La cojo en brazos y me la llevo la pobre está en shock nunca debería haber visto lo que vió, ver morir a uno de sus mejores amigos. Saltamos por la ventana y bajamos por las escaleras de incendios.

     Matón1: ¿Sr. Cilleco, que ha pasado?

     Cilleco: Rápido estúpido, traeme su cabeza no dejes que se vaya.

     Jack: Tranquila Monique te pondre a salvo.

     Meto a Monique en el asiento delantero. Mierda las llaves las tiene Pete tengo que hacer un puente, a Pete no le gustaría adoraba su coche. Los cabrones nos estan disparando.

     Monique: Pete no, no, tiene que estar bien, no puede estar muerto.

     Jack: ¡Vamos arranca!

     Matón1: ¡Qué no escape!

     Los cabrones nos están disparando, tengo que darme prisa, no le puede pasar nada a Monique se lo debo ya que no pude salvar a Pete.

     Jack: ¡Aaaaaaahhhhhhh!

     Monique: ¡Jack!

     Jack: Hijos de puta me dieron en el brazo izquierdo.

     Monique: ¡Jack ya están aquí!

     Jack: ¡Ya está!

     Monique: ¡Aaaaaaaaaaahhhhhhh!

     Mierda uno de los matones de Cilleco rompió el cristal de la ventanilla de Monique y está agarrado. Es el momento justo para probar la pistola de Mole. Vaya no me dio tiempo Monique le dió un puñetazo en la cara.

     Jack: Buena chica, le rompiste la nariz.

     Monique: Creo que me he roto la muñeca, apenas puedo moverla.

     Jack: No la muevas iremos a mi casa.

     Monique: Pero Cilleco y ellos saben donde vives, irán a por nosotros.

     Jack: No, a donde vamos solo lo conocíamos Pete y yo.

     Monique: ¿Dónde es?

     Jack: En el monte Yeestook, tengo una cabaña. Cuando quiero estar solo voy allí, nadie conoce ese pequeño escondite.

     Pobre Monique, su mirada se pierde en el horizonte como la bruma temprana se pasea por una pradera, sin un objetibo fijado, sus ojos llorosos y rojizos desvelan la tristeza que inunda su corazón. Nada de esto le debería estar pasando. Tendría que estar en el bar de Moody como cada noche bailando mientras le mira un montón de tios con la boca abierta y babeando, pero la vida es así, por la mañana miras al cielo como cualquier otro dia esperando que todo salga bien y por la noche todo es completamente distinto. Al que tu creías tu mejor amigo, pensabas que lo conocias mejor que a nadie en el mundo y descubres que todo era una mentira, que nada era como pensabas, si no una farsa, como una película en la que cada actor tiene su guión, su papel y tu solo eres otro más en el reparto.

     ¿Quién era Pete? y ¿por qué se infiltró en la banda de Cilleco?, ¿qué quería descubrir?, ¿a dónde pretendía llegar?. Son muchas preguntas. Siento como si nunca fuera a desvelar el enigma.

     Dios el brazo me está matando, la bala se quedó dentro, es un dolor horrible, como si tuviera dentro miles de bichos correteando y mordiendome la carne del brazo, en estos momentos si tuviera un machete me cortaba el brazo.

     Jack: Monique ¿estás bien?

     Coño que pregunta más estúpida, como va a estar acaban de matar a Pete, aunque nunca se dijeran nada de lo que sentían, tenían algo especial.

     Monique: Jack tengo miedo.

     Jack: No te preocupes Monique mientras yo este a tu lado no debes temer a nada, debes descansar un poco, intenta dormir aun queda un rato.

     La pobre no puede dormir, a saber que le habrán echo al apresarla. La herida de la frente parece un buen golpe le debieron pegar con la culata de una pistola.

     Jack: Ya hemos llegado.

     Monique: No veo ninguna casa.

     Jack: Hay un camino, ¿lo ves?

     Monique: Si ya lo veo.

     Jack: Aquí estaremos a salvo durante un tiempo.

     Nos bajamos del coche y entramos, la llave de la casa la guardo en la tercera tabla a la izquierda de la que esta marcada con un punto en el suelo.

     Jack: Ven te voy a curar esas heridas.

     Monique: Gracias Jack.

     Jack: No hace falta que me las des. ¿Te duele la nariz?

     Monique: ¡Ahh!, si.

     Jack: No está rota solo es el golpe y el de la frente también ponte esta bolsa de hielo.

     Monique: Me duele la muñeca.

     Jack: Tampoco está rota parece un esguince, te la vendaré.

     Monique: ¿Eres médico?

     Jack: Cuando eres un matón aprendes estas cosas.

     Monique: Tienes algo para el dolor.

     Jack: Espera primero necesito que hagas algo por mí.

     Monique: ¿Lo qué?

     Jack: ¿Sabes algo de medicina?

     Monique: No, me mareo cuando veo sangre.

     Jack: Esta vez vas a tener que aguantar Monique, necesito que me quites la bala.

     Monique: Jack no se si seré capaz.

     Jack: Tienes que coger las pinzas y meterlas en el orificio de la bala hasta que toques algo duro, cuando lo toques intenta agarrarlo y sacarlo.

     Monique: Voy.

     Jack: Aaahhh

     Monique: ¿Te hice daño?

     Jack: No, ¿La tienes?

     Monique: Si.

     Jack: Buena chica.

     Monique: Voy a vendártela.

     Jack: ¿Tienes hambre?

     Monique: Si.

     *Jack: Bien voy a preparar algo de comer.

     Mientras preparo algo de cenar Monique se queda en el salón viendo mis cosas.

     Monique: Jack no sabia que te gustaba la lectura.

     Jack: Sólo leo los libros de J.P.R.A. Es el único que no hace libros comerciales, sino que escribe libros como películas. Cuando estás leyendo un libro del parece que estás viendo una película.

     Monique: ¿Este que tal es se llama “Cronicas Intraterrestres”?

     Jack: Me encanta, en un futuro la tierra es arrasada por los Intraterrestres una especie llegada del espacio con una fuerza espectacular pero con una pequeña debilidad, no toleran la luz solar solo pueden atacar de noche, por lo que esclavizan a las pequeñas poblaciones humanas que quedan en la tierra para que les proporcionen todo tipo de lujos. Los pocos humanos que quedan se consideran elegidos por los Intraterrestres a los que consideran como dioses. En una excavación unos esclavos descubren lo que parece unas ruinas de una antigua ciudad, en ese momento Garduck descendiente del primer linaje de los reyes Intraterrestres, sin duda uno de los guerreros más fuertes decide ir a ver ese descubrimiento. Cuando llega descubre que su especie aniquilo y destrozó una civilización cuando esa no era la misión. Dolido ya que le ocultaron información, lo que le lleva a pensar en una insubordinación o una traición.

     Monique: Tiene buena pinta.

     Jack: Se rumorea que J.P.R.A planea hacer una triología sobre la historia.

     Mientras cenamos se hace un silencio ninguno de los dos hablamos, como si estuvieramos haciendo un silencio por Pete.

     Monique: Jack.

     Jack: Dime.

     Monique: Me gustaria aprender a disparar un arma.

     Jack: Monique yo había pensado en sacarte del pais llevarte a un sitio seguro donde no te puedan encontrar y puedas vivir una vida tranquila.

     Monique: Jack no pienso irme me quedare contigo te guste o no.

     Jack: Es peligroso no puedo permitir que te pase nada, no pude hacer nada por Pete no voy a permitir que te pueda pasar algo a ti.

     Monique: No me voy a ir Jack, quiero que paguen por lo que hicieron y no voy a dejar que afrontes esto tu solo.

     Dios, que tozuda es creo que no tengo forma de hacerle cambiar de opinión a veces se me parece a Pete tienen el mismo carácter cuando se les mete algo en la cabeza no hay quien se lo quite.

     Cuando acabamos de cenar Monique se tira en el sofá, quizás debería cederle mi cama, ¿sería eso lo que hace un hombre educado?, joder yo no se de estas cosas en cambio se como torturar a una persona de la forma más cruel, quizás tenga un don para ello o simplemente soy como un animal y me muevo por impulsos.

     Jack: Monique si quieres puedes dormir en la cama, no es muy grande ni cómoda pero estarás bien, yo dormiré en el sofá.

     Monique: Jack preferiría dormir cerca tuya.

     Jack: Entiendo, no te preocupes yo dormiré a tu lado en el suelo.

     Es normal que no quiera dormir sola después de lo que pasó hoy, pero no lo esta llevando mal, es una chica fuerte.

     Cuando Monique se mete en la cama yo me acuesto en el suelo cerca de ella.

     Monique: Jack ¿crees que Pete sentía de verdad todo lo que nos decía?

     Jack: Creo que si Monique, el era un buen tipo. Además estaba enamoradisimo de tí, a ti siempre te decía lo que sentía.

     Monique: ¿Yo le gustaba?

     Monique: Yo tambien le quería, el hacía que me sintiera especial.

     Ella no lo sabía quizás no debiera decirselo pero Pete está muerto ya nada cambiará eso y creo que Pete se merece que ella lo supiera. Hoy iba a ser el dia en que Pete le iba a decir lo que sentía, le iba a invitar a cenar. Joder como puede cambiar tanto un dia hace unas horas estaba en el bar de Moody con Pete bebiendo unas cervezas y ahora el está muerto y nosotros estamos escondiendonos de Cilleco y nuestro futuro no es muy esperanzador.


Licencia de Creative Commons
La historia de Jack "Capítulo 1: Corre, rocker corre" by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
© Todos los derechos reservados.


*Comentario del escritor:

     La historia de Jack fue la primera gran historia que empecé a escribir. Con esto quería demostrar que a pesar de la crisis de guionistas que se estaba viviendo en EEUU y la afluencia de series y películas de calidad muy baja, se podían hacer grandes cosas. Ha esta saga le tendré siempre mucho cariño, cuando esté terminada lo entenderéis. En este capítulo solo es el "episodio piloto" con el que conseguir el guiño de algún productor.


Si te ha gustado este contenido, puedes colaborar en mi causa como escritor. 1 céntimo es como un grano de arena que ayuda a construir una duna entera.
¡¡¡¡Gracias a todos/as!!!!