Cómo explicarte que no busco ser 14 de febrero con flores y bombones. Que lo que quiero es vivirte cada día sin importar si es verano o es invierno.

Que el otoño nos pille riendo y saltando sobre las hojas. Cogidos con fuerza de la mano. Con ganas de comernos el mundo y de gastar montones de zapatos por recorrer todos los rincones.

Que la primavera nunca nos abandone, que el fuego salte de nuestros cuerpos con sólo mirarnos.

Cómo te explico que no quiero ser recuerdo, sino el que con canas recuerde contigo.

Cómo te explico que no eres flor, sino el jardín más bonito en el que quiero quedarme por toda la eternidad.

Cómo te explico que el «te quiero» se me queda corto.

Cómo te explico con palabras lo que se escapa de mi alma en forma de sentimientos.

Cómo te explico que no quiero explicar, tan sólo dejarme llevar.