Un día cualquiera cuando ya no esperas nada, te cruzas con la persona que cambia tu mundo de arriba a abajo.

Alguien que llega dispuesto a todo siempre que sea contigo.

Que sólo piensa en ganar tiempo contigo, que ya pasó mucho tiempo perdido.

Alguien que no necesita mucho. No le hacen falta grandes planes, ni grandes regalos. Que lo único que le llena es pasar tiempo con su persona favorita, la que le hace sentirse en paz, la que le da sentido a su vida.

Alguien que no quiere soltar tu mano por nada del mundo. Que te eleva y te presume allá por donde pisa.

Alguien que ama tus manías y las hace formar parte de su vida.

Alguien que te quiere por encima de todo.

Alguien que haría todo lo que esté en su mano por hacerte feliz.

Alguien que lucha por tu sonrisa.

Alguien que se cruzó en tu vida un día cualquiera y que desde entonces, no quieres que se vaya nunca más de tu lado.